Desarrollo Personal: ¡Nadie va Venir a Llamar a tu Puerta!

Nadie va a venir a llamar a tu puerta



"Algunas personas siempre se están quejando de que las rosas tienen espinas, yo en cambio estoy agradecido porque las espinas tienen rosas"     -Alphonse Karr-

Puede que transcurra mucho tiempo y suframos serias molestias antes de que nos sintamos dispuestos a efectuar cambios importantes en nuestra vida. Cuando finalmente damos el primer paso a menudo ansiamos tanto obtener resultados inmediatos, que nos impacientamos si las cosas no suceden tan rápidamente como nos gustaría que sucedieran.

¿Es posible que nos impacientemos y nos sintamos frustrados porque para alcanzar nuestras metas utilizamos los mismos instrumentos ineficaces que siempre hemos usado: la terquedad, el perfeccionamiento y la expectativa de éxito instantáneo?

Lo que en realidad deberíamos hacer, para alcanzar estas metas es emplear nuevos y afilados instrumentos y actitudes como: la aceptación y la paciencia, para empezar, seguidas de la disposición a tomar medidas de día en día incluso cuando los resultados no se hacen visibles en seguida.

Sobre todo, necesitamos recordar que nadie puede darle la vuelta a toda su vida de la noche a la mañana. Esta meta no es sólo inalcalzable, sino que es también extremadamente gravosa. Si queremos que el empeño en cambiar salga bien, debemos tratar de comprender que los progresos suelen hacerse gradual y paulatinamente...y también debemos tener en cuenta que  de vez en cuando se verá interrumpidos por aparentes reveses.

PENSAMIENTO POSITIVO PARA HOY: "Busca el progreso, y no la perfección"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario sobre este artículo aquí: