Impulso Positivo: ¡Descubre tu Misión en la Vida! 2ª Parte

Un viaje de mil millas comienza por un paso
Sin metas ni objetivos irás como un barco a la deriva, es decir a ningún puerto, a ningún lado, irás zarandeando, dando tumbos de aquí para allá, un buen día, posiblemente Domingo te levantarás, abrirás la persiana de tu habitación, mirarás por la ventana o balcón hacia el horizonte y te preguntarás echando la vista hacia atrás " ¿Qué he estado haciendo estos últimos 10 años? 

Te mirarás, observarás tu casa, tu vida y te darás cuenta que has estado dando vueltas sin objetivo, estancado y sin progresar, en definitiva, no has progresado y esto ha ocurrido porque no has salido de tu zona de confort, esa zona de seguridad donde estas en lo seguro y conocido..."no vaya a ser que me ocurra algo y lo lamente". (miedo a lo desconocido)


Tendrías que preguntarte si cada cosa que haces a diario (excluyendo las tareas simples de casa y obligaciones habituales) te lleva directa o indirectamente a la consecución de tus objetivos o simplemente vives. ¿Vives 1 día 10.000 veces o 10.000 o más días? ¿Estás inserto en la rutina de forma que vas dando círculos sin parar o vas hacia donde tu quieres? ¿Se asemeja tu vida a una rueda de los hámsters donde por más vueltas que des estás en el mismo sitio, o...haces como en la foto de la portada, caminas hacia delante hacia tu objetivo?

El camino te llevará a tu destino



No postergues tu alegría y felicidad. Para muchas personas, la realización de sus objetivos implica que sólo algún día lejano, después de haber conseguido algo espectacular, podrán disfrutar de la vida. Intenta vivir todos los días plenamente, aprovecha hasta la última gota de alegría que te ofrezca cada momento. 

Disfruta ahora, la felicidad no está en la meta sino en el camino, tal como una frase oriental reza..."Solo en medio de la actividad desearás vivir 100 años", disfruta antes, durante y después del camino, no postergues tu dicha a un día cuando alcances un determinado objetivo. La felicidad es un estado mental de dicha ante lo que te rodea.  En vez de calcular el valor de tu vida en base al trecho recorrido hacia la satisfacción de un único objetivo, recuerda que la dirección hacia la que te mueves es más importante que los resultados parciales.






Los hombres y mujeres de éxito usa, consciente o inconscientemente estos sencillos 4 pasos para conseguir lo que desean:

  1. Decide qué es lo que deseas. Se preciso, claro y específico.
  2. Emprende la acción, el solo deseo no basta, es más sin acción nada vas a conseguir jamás en esta vida.
  3. Fíjate en lo que funciona y en lo que no, ¿Para qué vas a seguir perdiendo tiempo, dinero, energías, en cosas, procedimientos o sistemas que no te dan resultado tras mucho intentar? (siempre que realmente hayas estado utilizando esos sistemas de forma correcta y por un tiempo)
  4. Cambia tus procedimientos hasta conseguir lo que deseas. La flexibilidad te permitirá emplear nuevos métodos y conseguir nuevos resultados.
CONTESTA A ESTAS PREGUNTAS  ¿Qué dirección sigues actualmente? ¿Avanzas hacia tus objetivos o te alejas de ellos? ¿Necesitas modificar el curso? ¿Disfrutas plenamente de tu vida? Si no es así, cambia ya mismo tu actitud en las áreas de tu vida donde corresponda.

  ENLACE A LA 3ªPARTE: ¡Descubre tu Misión en la Vida! 3ª Parte 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario sobre este artículo aquí: